Trabajamos contigo para ayudarte a conseguir un empleo

MI REALIDAD

 
Como cambia la vida cuando no se tiene trabajo. Antes llevaba 20 o 50 € en la cartera; ahora muy pocas veces 10€ y la mayoría ni tan solo 1€.
 
Antes iba al super, compraba lo que necesitaba y llenaba el carro hasta arriba; ahora pocas veces voy y ,cuando lo hago compro lo que necesito y procuro pasar con la comida que dan en la iglesia y en una ONG del barrio.
 
Mi autoestima está intacta porque no tengo la culpa que no haya trabajo. El trabajo es un derecho y un deber según la Constitución, pero en esta época que nos ha tocado vivir se ha convertido en una lotería.
 
Antes había muchas maneras de buscar trabajo: comprabas “La Vanguardia” los domingos y había un montón de anuncios sobre ofertas laborales, ahora con suerte puedes encontrar una o dos. Hace tiempo se podía comprar “Primeramà” y aparecían infinidad de ofertas de trabajo; pero hace años que cerró.
 
Antes ibas a cualquier oficina de empleo y si había una oferta que se adecuaba a tu perfil, te daban una carta para que te presentases a la empresa. Ahora sólo puedes ir a tu oficina y si, por casualidad, hay alguna, te dicen que mandes el currículo por Internet. En mi caso lo he hecho en más de 200 ocasiones y aún no me han llamado, ni tan siquiera, para hacer una entrevista.
 
Busco trabajo por Internet a través de Infojobs, Jobomas... y pasa exactamente lo mismo. Esperar y esperar esa deseada entrevista.
 
El año pasado estuve sin cobrar porque me negaron el PIRMI, solo por 10€. Un consejo os doy, cuando se os acabe el subsidio, esperad unos dos meses para pedir el PIRMI. Al cabo de 8 meses, si no os habéis muerto de hambre, contestaran, y tal vez con un poco de suerte os lo concedan.
 
Este último año he ido pasando gracias a la comida que me dan en la Iglesia, en “Confianza Solidaria”,  y buscando chatarra y cosas para vender.
 
Espero que el trabajo vuelva a ser un derecho y un deber y no una lotería. Un país sin trabajo se dirige hacia el caos y a unas injusticias cada día más grandes.
 
(Este escrito, de un compañero de T'acompanyem, es una de las muchas experiencias que han de vivir personas que no tienen trabajo y a quienes cuesta mucho poderlo encontrar. Esperemos que la situación cambie y ese derecho de todos, al trabajo, pueda ser una realidad que nos lleve a una sociedad más justa)
 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.